«El visir de Angostura del Orinoco», por Francisco Arévalo. En memoria de Adonis Salloum Bitar

Había renunciado a seguir haciendo notas para mostrar afecto por los amigos idos. Eso para no sentir el dolor más allá de esta cotidianidad aplastante con que nos ha castigado el destino, la pandemia es parte pero el país que nos está tocando.
Adonis Salloum Bitar, era hermano de mi estimado y siempre recordado poeta Abraham Salloum Bitar. No puedo decir que le conocí de la mano de él, pues ya había fallecido, ya había emprendido vuelo a la hiedra celeste del más allá.
Con Adonis tuve el privilegio de compartir sus ocurrencias, pero sobre todo su amor por el saber. En la casa familiar de Angostura del Orinoco, justo frente a la imponente catedral, emprendiamos discusiones y trazábamos algunas estrategias para seguir dándole vida a la Bienal que se hace en memoria de Abraham. En esa casa amplia y hermosa, fumábamos y tomábamos café hasta la migraña.
Adonis era un tipo especial tocado por la aventura y el riesgo de vivir, además ser tan liviano de carácter lo hacía un tipazo. Era dueño de una sonrisa y un sentido del momento y la ocurrencia que lo levanto excepcional ante los que le conocimos.
Hoy recibí de Gloria la noticia que mi pana se quedó dormido súbitamente, se fue sin despedirse y nos dejó el equipaje en camino para seguir haciendo de la memoria el mejor regalo.
Nos decíamos Visir, que es algo así como sabio que orienta los pasos del Rey, claro que eso era para burlarnos de estos papanatas que nos están robando el respiro y el futuro. Así me decía del de aquí y del fenómeno populista de ALO.
Y es que Adonis no sé sí por mala suerte le tocó vivir las dos dramáticas situaciones, la de Venezuela, donde se crió, pues llegó infante de Siria y la de México donde arribó y fijó residencia e hizo familia, y donde cerró el círculo muriendo.
Hablábamos y hacíamos los cuadros comparativos, dos realidades con las sombras del populismo y la corrupción asfixiante que desembocaban en tragedia.
Creo que el Visir ya se encuentra sentado califáticamente en la hiedra celeste del más allá, al lado de los suyos.
Saludos Visir. Abrazos.
Francisco Arévalo
22 de julio de 2020

1 comentario en ««El visir de Angostura del Orinoco», por Francisco Arévalo. En memoria de Adonis Salloum Bitar»

  1. Ricardo Alarcón dice:

    En Paz descanses mi querido amigo Adonis, fué un honor ser tu amigo y tu abogado en México, que te debe el gran trabajo de recuperar a los forjadores de la pedagogía moderna en éste país, la rica historia que recopilaste y tuve el gusto de acompañarte en su exitosa publicación de la colección, que se distribuyó a los maestros del país, que estoy seguro que es una obligada fuente de consulta. No sabía que estabas en México, nos habíamos visto el 2015 si no me equivoco, recordando lo vivido y siempre divertido con tu expresión “esa vaina carajo”, gracias amigo.
    Lic. Ricardo.

    Responder

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: